Diferentes tipos de Cenotes cerca de Tulum

Tulum es más que playas de arena blanca con olas de color turquesa que se estrellan en la orilla y saborear cocteles o cocos frescos en tu camastro mientras el sol besa tu piel. Aunque esto parece una forma perfecta de pasar el día (o la vida), en Tulum hay mucho más que hacer para que tu visita sea aún mejor. Una de las mejores actividades es visitar los cenotes. ¿Has escuchado de ellos? 

Los cenotes son sumideros naturales de aguas cristalinas y una impresionante vegetación, que se formaron por el impacto de un meteorito en la Península de Yucatán hace miles de años (el mismo responsable de la extinción de los dinosaurios) y por otros eventos naturales que se han dado desde entonces, incluida la filtración de agua de lluvia a la piedra caliza. 

Estas maravillas naturales han existido desde hace siglos. La civilización maya,los consideraba entradas a Xibalba, el inframundo. También fueron importantes fuentes de agua para los primeros pobladores mayas. Estos maravillosos ecosistemas son el hábitat de una extensa y diversa flora y fauna, como peces, ranas, aves y muchos árboles coloridos y plantas exóticas. 

Hoy en día, los cenotes son uno de los principales atractivos de la Riviera Maya y por supuesto, de Tulum, ya que no se pueden encontrar en ningún otro lugar del mundo. Hay diferentes tipos de cenotes disponibles, todos diferentes pero preciosos. Echa un vistazo a esta guía rápida y recomendaciones para algunos de los cenotes más increíbles que puedes visitar durante tu estadía en Alma Tulum.

Cenotes abiertos

Este tipo de cenote es el más popular entre las familias y amigos que buscan divertirse en el agua. Son como grandes estanques de agua cristalina donde los rayos del sol chocan con las rocas y la vegetación submarinas, proporcionando un espectáculo único de color y vida. Los cenotes abiertos son excelentes para bucear, echarte un clavado o inclusocaer desde tirolesas y la mayoría de ellos no son tan profundos. Uno de los cenotes abiertos más hermosos cerca de Tulum es Cenote Nicte-ha, un paraíso paradisíaco muy tranquilo, ideal para quienes buscan paz en armonía con la naturaleza, pero también para pasar un divertido día nadando. Las plantas que flotan en la superficie y la belleza de los árboles de los alrededores lo convierten en uno de los lugares naturales más increíbles que jamás haya visto. Encuéntralo a 22 km al norte de Tulum.

 

 

 

Cenotes semiabiertos

Estos cenotes tienen lo mejor de dos mundos: una parte abierta rodeada de palmeras y vegetación y un sistema de cavernas donde la luzse filtra de forma mágica, lo que lo convierte en una delicia para el snorkeling. Una vez que entras en la cueva, podrás ver estalactitas y estalagmitas, e incluso tendrás la oportunidad de ver algunas tortugas pequeñas. Es un excelente lugar para bucear también. Gran Cenote es uno de los más populares, así que asegúrate de visitar temprano en la mañana para evitar las multitudes. Encuéntralo a unos 3 kilómetros de Tulum en el camino a Coba. 

Cenotes de caverna

Los cenotes de caverna se encuentran debajo del agua y de la tierra. Son extensos sistemas de cuevas conectados entre sí, que no se han explorado en su totalidad. Uno de los cenotes de caverna más importantes es Dos Ojos, un paraíso para los buzos, con más de 67 km de rutas submarinos descubiertas. Tiene 120 metros de profundidad. ¿Te atreverías a confirmarlo? La visibilidad en este cenote es excelente tanto para practicar el snorkel como para el buceo, y lo encuentras 20 kilómetros al norte de Tulum.

Ten en cuenta que no hay mejor manera de refrescarse del clima tropical (especialmente durante la primavera y el verano) que nadando en los cenotes, así que asegúrate de apartar un día de yus vacaciones en Tulum para visitar uno (o dos) de estas maravillas naturales únicas en el mundo.